Piedras preciosas en pares.


Iolita
Los pares emparejados se buscan mucho en el mundo de las piedras preciosas, especialmente para los aros, y también para anillos y colgantes. Sin embargo, los pares emparejados pueden ser difíciles de encontrar porque se requiere mucho trabajo para producirlos.

Juntar parejas iguales requiere clasificar a través de cientos de piedras para encontrar buenas piezas, el corte tiene que ser elegido cuidadosamente para asegurarse de que las piezas estén bien coordinadas. Un par finamente emparejado será lo más parecido posible, y puede ser una tarea difícil. Combinar el tamaño no es tan difícil, ya que una pieza más grande se puede cortar para que coincida con el más pequeño. Pero encontrar dos piezas con idéntico color y claridad es siempre muy difícil. También, las gemas deben ser facetadas con los mismos ángulos para lograr el mismo brillo. De esta forma un par de gemas idénticamente iguales pueden llegar a costar mucho dinero.

Un truco comercial es cortar un par de una sola pieza, cortándola por la mitad. Sin embargo, esta opción no siempre es posible, ya que para hacer un juego de un par de  zafiros de 1 quilate , por ejemplo, se necesitaría usar una piedra de 4 quilates, que es mucho más valiosa que las piedras que obtendríamos cortándola en dos. Es más económico encontrar dos piezas que tengan una buena concordancia de color.

Rubí estrellado cabuchón
Algunas variedades de piedras preciosas son más difíciles de igualar debido a variaciones muy  sutiles del color. Por ejemplo, la turmalina es famosa por su sutil color de pleocroísmo. Tratar de producir un par de gemas de turmalina del tipo sandía es muy difícil. Incluso una turmalina de un solo color aparente muestra diferentes tonos de colores desde diferentes ángulos. Es por eso que pares de piedras preciosas de turmalina son bastante raras.

En general, el costo de las parejas emparejadas es mucho mayor con el precio por quilate. Una razón es la rareza,  es más difícil encontrar un par de piedras que se emparejen por el color, la claridad y el corte. Pero esta no es la única razón. Por lo general, una de las piezas tiene que ser reducida en tamaño para que coincida con otra piedra. Así que esto significa que el cortador ha sacrificado material valioso para crear el par. Por lo tanto, el precio por quilate debe ser mayor para compensar.

Circón azul



La mayoría de pares igualados tendrán un peso total en quilates de 0,5 a 2,0 quilates. Los tamaños más grandes son más difíciles de igualar, incluso en gemas como el cuarzo, donde los tamaños más grandes son abundantes. Pares igualados en tamaños calibrados son aún más difíciles de encontrar, ya que por lo general significa que el cortador tiene que reducir el tamaño de ambas piezas para lograr el tamaño deseado. Así que las parejas igualadas y calibradas tienden a ser aún más caras.







Escrito por: Alejandro Glade R.